info@nkartdealer.com.ar / +5411-4803-2070

Av. General Las Heras 2049, CABA.

  • Facebook Social Icon
  • Flickr Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon

Ana Negro 

NACIDA EN BUENOS AIRES. ARGENTINA.

VIVE Y TRABAJA EN BUENOS AIRES.

Declaración de autor:

 

Probablemente el término “anacrónico” sea el más adecuado para definir mi trabajo plástico. Utilizo soportes y medios tradicionales. Trabajo, desde hace décadas en forma exclusiva la figura humana. Desde la muy temprana fascinación por los cuerpos escultóricos de Miguel Ángel, por la perfección y sutileza de los dibujos de Leonardo.

El Cuerpo es en mi obra, objeto excluyente de interés y búsqueda estética. No existe en la utilización del cuerpo humano desnudo como objeto central del proceso ninguna voluntad discursiva. Se trata en todo caso del único “objeto-sujeto” externo que genera en mí la radical conmoción que requiere el trabajo plástico, la materia inicial destinada a ser sometida a la alquimia del proceso creador

En el proceso de creación trabajo usualmente con artistas corporales (mimos, esculturas vivientes, clowns etc.) a quienes convoco periódicamente y les planteo, con la ayuda de coreografías básicas, diversas estructuras y líneas de tensión tendientes a producir la interacción de los cuerpos a manera de piezas de diversas arquitecturas humanas. En el proceso se efectúan múltiples capturas, innumerables enfoques tomados desde todos los ángulos y alturas físicamente posibles (a ras de piso, escorzos radicales, cenitales etc.) y con cambios permanentes en la iluminación. Trabajo habitualmente en series concatenadas.

Los recursos expresivos en los que se soporta mi quehacer plástico son: la concepción escultórica y arquitectónica  de los cuerpos representados sobre el plano, la función del vacío en su relación con los cuerpos, la iluminación arbitraria sometida estrictamente al requerimiento del trabajo plástico, los múltiples enfoques de la misma imagen, el barroquismo de la forma y la utilización de una paleta quasi minimalista y de mínimo contenido matérico que apela a la suma de transparencias superpuestas a fin de generar opacidad.

Si bien la imagen de la obra remite de manera inmediata al canon estético clásico, ello no condiciona o limita el carácter eminentemente contemporáneo de la obra.

En tal sentido, me es imposible concebir la estética sin  un correlato ético. En la obra que produzco ética y estética se encuentran conjugadas en equivalencias de forma y color. En el contexto histórico en que la obra se ha producido y produce, los cuerpos han sido reducidos a cenizas, despojados de su identidad y privados in extremis de su condición humana. Todos los tiempos del hombre desde los inicios han sido marcados por la violencia sobre los cuerpos.

El siglo veinte en particular y el inicio del actual, han sido y son atravesados por masacres y genocidios a escala industrial. Y un solo común denominador los atraviesan: los cuerpos. Cuerpos desaparecidos, desintegrados, despojados de todo resto de humanidad.

Y entonces surgen las preguntas sobre la posibilidad,  la legitimidad y la forma en la que esos cuerpos pueden ser hoy representados.  Es acaso una representación posible? (T. Adorno).Y en ese barrado/ borrado/ barrido masivo de los cuerpos surge el intento de decir lo indecible  con rastros de forma humana. Tal vez no existan formas nuevas de representación sino intentos de restitución de humanidad.

Apuesto a la captura de lo esencial y al despojamiento progresivo de las formas. No en una representación naturalista, realista  o hiperrealista. No en la narración de la anécdota. Sí en la búsqueda de la captura esencial de la naturaleza humana utilizando, como necesaria excusa formal de la representación, el cuerpo humano reconocible como tal.

Apelando, en un anacronismo radical, a un canon estético clásico recuperado en este tiempo líquido de la pos-posmodernidad.

La creación es tal vez uno de los últimos sino el último recurso de resistencia al mal. La última reserva de la especie para protegerse de sí misma. El arte es la última frontera de la civilización.

OBRAS SUYAS SE ENCUENTRAN EN COLECCIONES PRIVADAS DE EEUU, MEXICO, ESPAÑA, ITALIA, FRANCIA, BELGICA, AUSTRALIA, TUNEZ, CHINA, CHILE Y ARGENTINA